En algunos estados de México pueden apreciarse filas de automóviles de hasta 2 kilómetros de longitud, con la finalidad de esperar para poder surtir de combustible los tanques de sus coches.

¿Por qué hay escases de combustible en algunos estados de México?

Este problema se presentó luego de las medidas tomadas por el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), con la finalidad de combatir las redes de robo de combustible que lleva décadas operando y afectando a todo el país.

Y es que, de acuerdo a las investigaciones realizadas por el nuevo gobierno, algunos empleados de la empresa Petróleos Mexicanos (Pemex) están involucrados.

Lucha contra las redes de robo de combustible

En México, el robo de combustible es quizás uno de los problemas más graves que enfrenta la nación, y es porque se trata de una actividad ilegal que tiene varias décadas operando, y en la que participan comunidades enteras, empresarios, policías, militares, incluso alcaldes y empleados de Pemex.

Las autoridades competentes tienen una lista de personas que están siendo investigadas al respecto.

Por otra parte, los militares que custodian la refinería de Salamanca, Guanajuato, detectaron una manguera de más de 3 kilómetros de largo, y estaba conectada a los tanques para almacenar gasolina.

¿En qué consiste la estrategia de AMLO?

Uno de los primeros pasos de esta nueva estrategia contra las redes de robo de combustible, fue el cierre de las válvulas de al menos 4 oleoductos pertenecientes a la empresa Pemex, esto con la finalidad de evitar que los ladrones de combustible extrajeran gasolina de estos oleoductos.

Sin embargo, este paso también impide el suministro del combustible a muchas ciudades de los estados de México, Guanajuato, Aguascalientes, Michoacán, Jalisco, Tamaulipas y Querétaro.

Por esta razón, ahora el suministro del combustible es a través de camiones cisterna, aunque la distribución no cubre la demanda del combustible en esas ciudades.

AMLO reconoce que las medidas tomadas ha afectado a muchas ciudades de la nación, pero ha surtido efecto, de acuerdo a las estadísticas, el robo de combustible diario era de un aproximado de 787 pipas, ahora esta cifra ha bajado a un promedio de 177 pipas diarias, esto se traduce en un ahorro de 2.500 millones de pesos, representando aproximadamente 129 millones de dólares americanos.

La estrategia requiere el apoyo militar

Otra etapa de la estrategia contra las redes de robo del combustible consiste en la revisión de cada orden de compra de las gasolineras y el volumen final de sus ventas. Con esto se ubicarán aquellos negocios que se prestan para vender gasolina robada.

Adicional a esto, está la presencia de otro elemento valioso en la estrategia, y se trata de la custodia de aproximadamente 4 mil elementos, ubicados en las instalaciones Pemex, así como la asignación estratégica de 900 soldados y marinos, quienes acompañan las pipas cargadas de combustible hasta las gasolineras, y evitan que sean secuestradas por los ladrones de combustible. También se monitorean al azar algunos camiones cisterna, para asegurar que lleguen a su destino.

Como se mencionó anteriormente, esta estrategia ha sido fructífera, por lo que AMLO ha señalado que las válvulas seguirán cerradas el tiempo que sea necesario.