La catedral de Notre Dame es conocida por ser uno de los más emblemáticos iconos culturales y arquitectónicos de París, en Francia, y es que es uno de los sitios más visitados de esta ciudad por su belleza arquitectónica, de estilo gótico y por ser un lugar lleno de valiosos tesoros.

Y este 15 de abril, está catedral fue de nuevo noticia en el mundo, no por una nueva obra, ni por un documental sobre ella, sino por un fuerte incendio que acabó con gran parte de la misma, y es que aunque aún está en pie, su techo, campanario y otras partes han dado totalmente consumidas por el fuego.

El fuego no perdona

En París el cuerpo de bomberos tiene todo lo necesario para apagar llamas de forma inmediata, pero este no fue el caso del incendio de Notre Dame, y es que cuando el fuego avanza, muchas veces es difícil de contener, razón por la que muchos cuestionan hoy su frágil seguridad.

Y es que como propietarios es difícil pensar en que de repente perdamos nuestros bienes, por el fuego o por robo, por ello hay que protegerlos y quienes dicen que nos pueden ayudar en ello son los cerrajeros profesionales, expertos en el tema.

Porque de la mano de los expertos, nuestros bienes, aunque tengan riesgos de accidentes como incendios, en el caso de seguridad, estos disminuyen considerablemente, así lo afirman los cerrajeros, quienes nos pueden recomendar utilizar elementos de seguros efectivos.

Muchas joyas invaluables se han salvado

La catedral de Notre Dame es católica y es de estilo gótico, de por si representa una de las edificaciones más representativas de este estilo, por lo cual es de gran interés y valor, no solo para Francia, sino para el mundo entero.

Pero además de su impetuosa construcción, dentro de la catedral hay una gran cantidad de pinturas, esculturas, instrumentos musicales y reliquias, las cuales suman un mayor valor aún a está catedral que hasta ahora, servía de museo de ellas.

Ejemplo de estos tesoros son uno de los clavos de la pasión de Cristo un fragmento de la cruz del calvario y la corona de espinas, así como las famosas estufas de los doce apóstoles que se encontraban fuera por una remodelación, de la que según dice se originó el fuego.

Un hecho curioso

No todas son malas noticias en el caso del incendio en Notre Dame, y es que se pudo conocer que la cruz y el altar, como numerosas imágenes de santos han sido conservadas a pesar del fuego devorador, en lo que muchos católicos han visto un milagro patente.

Puede ser que muchos incrédulos piensen que es casualidad, pero ante un incendio de tales magnitudes, que esto se haya conservado es prácticamente imposible, por lo que se trata de la mano de Dios, como muchos franceses ya afirman y la noticia ya se ha hecho viral en el mundo por lo que muchas personas han quedado sorprendidas.